Lima, Perú – 07. diciembre 2021

Covid 19: Perú registra el índice del hambre más alto de los últimos 7 años

El Índice Global del Hambre es una herramienta multidimensional diseñada para la medición integral del hambre. En el Perú, este informe ha sido elaborado en base a dos instrumentos de medición nacional: la Encuesta demográfica y de salud familiar (Endes) y la Encuesta nacional de hogares (Enaho). A partir de esos resultados se han analizado tres componentes: la inadecuada oferta alimentaria, la desnutrición infantil y la mortalidad infantil.

  • Red Alliance2015 presentó el Índice Global del Hambre en el Perú. La región de la costa es la que ha tenido un mayor impacto negativo a diferencia de la sierra y la selva.
  • Los departamentos de la sierra y selva que han sido fuertemente golpeados por la pandemia son Apurímac, Huancavelica, Ucayali, Loreto, Huánuco, Ayacucho y Cusco.
  • Red Alliance2015 invoca al Gobierno y al sector privado a sumar fuerzas para fortalecer la resiliencia de los sistemas alimentarios en el Perú y hacer frente a los efectos de la pandemia y el cambio climático a fin de garantizar la seguridad alimentaria y nutricional. 

Descarga el Informe Perú

El informe sobre el Índice Global del Hambre en el Perú (IGH) presentado por las organizaciones miembros de la red Alliance2015:  Fundación Ayuda en Acción, Cesvi, HELVETAS y Welthungerhilfe, revela que la pandemia de la COVID-19 no sólo ha quebrantado la salud y la economía de las familias sino también su seguridad alimentaria y nutricional.

Este año el Perú registra un IGH de 17 puntos, lo que significa que ha regresado al estado crítico del 2014 que denotaba un índice de 16.7, retrocediendo así siete años en la lucha contra el hambre, donde además se ha puesto en evidencia que los departamentos costeros son los que ha tenido un mayor impacto negativo en relación a aquellos ubicados en la sierra y la selva. 

Es así que la costa pasó de un IGH de 11.4 en el 2019 a 18.2 en el 2020, donde Lima Metropolitana pasó de 15.9 a 16.5 puntos este año con efectos negativos sobre el hambre, pero no tan severos. En el caso de la sierra, el indicador de hambre pasó de 17.6 (2019) a 19.2 puntos (2020) mientras que la selva fue el único territorio que mostró mejoras en su IGH pese a la pandemia pasando de un IGH de 18.7 en el 2019 a 15.9 puntos en el 2020.

Las restricciones temporales y de transporte generaron la tendencia a la baja en la costa y la sierra, ya que buena parte de la economía familiar se sustenta en la pluriactividad, que implica desplazamientos laborales de gran magnitud. En tanto, la resiliencia de la región amazónica se debe a la continuidad de la comercialización de cultivos agroindustriales (palma aceitera, el café, cacao, etc.) y a la continuidad de la actividad minera.

Los departamentos de Apurímac, Huancavelica, Ucayali, Loreto, Huánuco, Ayacucho y Cusco pertenecientes a la sierra y selva se ubican en la escala hambre “serio”.

Predicciones al 2021

El retroceso de las cifras del IGH será más desalentador en el año 2021. Si bien, en los primeros trimestres del 2021 la economía experimentó un efecto rebote, luego se vio opacado por la crisis política y el contexto internacional que han generado presiones inflacionarias considerables, afectando la capacidad adquisitiva de la población. 

“Según las proyecciones que recoge este informe para el ámbito nacional, en un escenario de impacto leve, el IGH 2021 se situaría en 16.1 cifra lejana de la alcanzada en el 2019 con 15.7 puntos. En un escenario de impacto moderado, el índice se situará en 16.6, cifra similar a la del 2014. Y bajo un escenario de impacto severo, el IGH se registrarían en 16.8, es decir, en un nivel muy similar al registrado en la pandemia”, sostuvo William Campbell, vocero de la red Alliance2015 y director de Fundación Ayuda en Acción Perú, durante su presentación.

Frente a los retos pendientes para abordar los problemas estructurales develados durante la pandemia de la COVID-19 y en un contexto de recuperación de sus efectos más severos, la red Alliance2015 invoca al Gobierno, donantes y al sector privado a sumar fuerzas para fortalecer la resiliencia de los sistemas alimentarios en el Perú para hacer frente a los efectos de la pandemia, el cambio climático y garantizar la seguridad alimentaria y nutricional. 

“Reiteramos nuestro llamado del año pasado de la importancia de abordar la salud, la seguridad alimentaria y nutricional considerando la salud humana, animal y ambiental, así como las relaciones comerciales equitativas con un enfoque holístico”, manifestó Susanna Daag, vocera de la red Alliance2015 y representante de Welthungerhilfe en Perú, durante su presentación.

“El informe resalta que los programas sociales, tanto alimentarios como no alimentarios han contribuido a  mejorar las condiciones de vida de muchas poblaciones desfavorecidas. Sin embargo, es necesario  implementar medidas complementarias y sistemas de protección social con dominios más universales y que tengan un  mayor alcances“, afirmó Binolia Porcel, vocera de la red Alliance2015 y representante de HELVETAS Perú, en su participación.

"Las empresas y sociedad civil son de vital importancia para complementar, potenciar o mejorar la acción pública. Iniciativas como ollas comunes o atención comunitaria, desde las mismas poblaciones afectadas, han demostrado una respuesta rápida y eficaz ante las pérdidas económicas generalizadas, y han reducido los impactos severos de los choques adversos sobre la economía, la salud y la alimentación", mencionó Davide Bellini, vocero de la red Alliance2015 y representante de Cesvi durante el evento.

La presentación de este informe contó también con las participaciones de Laureano Del Castillo, Director Ejecutivo del Centro Peruano de Estudios Sociales (CEPES); Marco Ramírez, Director de Población de la Dirección General de Población, Desarrollo y Voluntariado del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) y César Sotomayor Calderón, Coordinador Nacional del Proyecto GEF-FAO AGROBIODIVERSIDAD del Ministerio del Ambiente (MINAM).

El Índice Global del Hambre es una herramienta multidimensional diseñada para la medición integral del hambre. En el Perú, este informe ha sido elaborado en base a dos instrumentos de medición nacional: la Encuesta demográfica y de salud familiar (Endes) y la Encuesta nacional de hogares (Enaho). A partir de esos resultados se han analizado tres componentes: la inadecuada oferta alimentaria, la desnutrición infantil y la mortalidad infantil.

Sobre la red Alliance2015

Es una red estratégica de ocho organizaciones no gubernamentales europeas dedicadas a la acción humanitaria y de desarrollo que unen fuerzas para lograr un mayor impacto en la reducción de la pobreza, la preparación y respuesta ante desastres en el marco de los ODS.

Sobre las organizaciones miembros de la red Alliance2015:

Fundación Ayuda en Acción es una organización de cooperación internacional enfocada en reducir la desigualdad para la erradicación de la pobreza. Su presencia en el Perú data desde el año 1988 y abarca ocho áreas de desarrollo territorial localizadas en nueve regiones a nivel nacional, beneficiando a más de 150 mil personas.

Cesvi es una fundación italiana que promueve la participación humanitaria mundial, independiente y sin fines de lucro. Desde 1989 trabaja en el Perú, con poblaciones vulnerables, en cuatro áreas: uso sostenible de los recursos naturales y defensa del medio ambiente, prevención y gestión de riesgos, desarrollo integral, generación de empleo y reinserción social.

HELVETAS Swiss Intercooperation es una ONG de desarrollo internacional con sede en Suiza. Trabaja en Perú desde hace más de 35 años, impulsando el desarrollo sostenible y equitativo, enfocado en la inclusión y el fortalecimiento de la resiliencia de los medios de vida de las poblaciones en desventaja. Sus áreas de  trabajo don: Desarrollo Económico Inclusivo, Gestión Sostenible de Recursos Naturales & Cambio Climático, Gobernanza y Ayuda Humanitaria.

Welthungerhilfe (WHH) es una organización de origen alemán, que promueve el Derecho Humano a la Alimentación adecuada, fortaleciendo sistemas alimentarios sostenibles y abogando por el derecho a la alimentación en contextos de mega-inversiones. Tiene su sede en Bonn, Alemania con una oficina de enlace en Lima.