© Helvetas / Simon B. Opladen
Bangladesh

Agua potable limpia desde los cielos

© Helvetas / Simon B. Opladen

El cambio climático, la deforestación y el cultivo de camarones a gran escala han aumentado la salinidad del terreno y el agua subterránea en el sur de Bangladesh. Helvetas ayuda a poblaciones desfavorecidas a recoger agua de lluvia en cisternas y bacinetas con filtros, y así almacenar agua potable limpia para la temporada de sequía. Helvetas también demuestra maneras en las que las familias pueden mejorar su dieta.

  • Nombre del proyecto
    Panii Jibon: agua de lluvia para el agua potable y la seguridad alimentaria
  • Fase del proyecto
    2016 a 2020
  • Financiamiento
    Este proyecto está financiado por donaciones y el Fondo para la Resiliencia de la Justicia Climática.
  • Enfoque temático
    Medio ambiente y cambio climático

Cuando la tierra y el agua subterránea se vuelven saladas

El Delta del Ganges, también conocido como el Delta Verde por su alta fertilidad, en el sur de Bangladesh, podría ser el paraíso de un agricultor, donde puede plantar y cosechar sus cultivos varias veces al año. Sin embargo, el cambio climático, la deforestación de los manglares protectores y el cultivo de camarones a gran escala han alterado el equilibrio natural. El agua marina está penetrando tierra adentro poco a poco, aumentando la salinidad de las aguas subterráneas. Helvetas provee el apoyo más esencial para familias de agricultores en dificultades en el distrito de Bagerhat, específicamente: agua potable y alimentos.

© Helvetas / Simon B. Opladen
Una pequeña empresa local produce a bajo costo los contenedores de cemento para recoger agua de lluvia. Las familias pobres reciben un subsidio de Helvetas para comprarlos. © Helvetas / Simon B. Opladen
1/10
© Helvetas / Simon B. Opladen
Los contenedores son totalmente hechos a mano y la producción es sorprendentemente rápida. © Helvetas / Simon B. Opladen
2/10
© Helvetas / Simon B. Opladen
Los moldes que le dan su forma a cada contenedor de agua de lluvia se quitan después de que se seca la capa exterior. © Helvetas / Simon B. Opladen
3/10
© Helvetas / Simon B. Opladen
La empresa envía los contenedores directamente a las casas. © Helvetas / Simon B. Opladen
4/10
© Helvetas / Simon B. Opladen
Ya que el contenedor de agua de lluvia es relativamente liviano y puede rodar fácilmente, se puede llevar a hogares lejos del camino. © Helvetas / Simon B. Opladen
5/10
© Helvetas / Simon B. Opladen
Una cloaca, en la forma de un tubo plástico cortado, recoge el agua del techo de placas de metal corrugado. © Helvetas / Simon B. Opladen
6/10
© Helvetas / Simon B. Opladen
El empleado de la empresa de construcción local le explica a la población cómo garantizar que el agua en el contenedor sea limpia y segura. © Helvetas / Simon B. Opladen
7/10
© Helvetas / Simon B. Opladen
El experto también le explica al nuevo dueño cómo limpiar el interior del contenedor por su cuenta. © Helvetas / Simon B. Opladen
8/10
© Helvetas / Simon B. Opladen
Para hacerlo, el padre de la familia, recién bañado y con sus pies cubiertos, debe entrar al contenedor. © Helvetas / Simon B. Opladen
9/10
© Helvetas / Simon B. Opladen
Allí limpia la jarra de jugo de limón. El fabricante vendrá cada año durante diez años y utilizará instrumentos de medición para comprobar si la calidad del agua es buena. © Helvetas / Simon B. Opladen
10/10

Ahora que el agua subterránea es más salada, la lluvia es la única fuente de agua potable. Las personas solían recurrir al agua sucia en la superficie durante la temporada de sequía. En nuestro proyecto Panii Jibon (“el agua es vida”), brindamos a las familias en pobreza extrema, con un ingreso menor de $1,25 por día, dos tanques de cemento, los cuales son hechos a bajo costo por constructores locales. Basados en los contenedores tradicionales, los dos tanques redondos pueden almacenar 2000 litros de agua, lo suficiente para cubrir los requisitos básicos de una familia durante la temporada de sequía. Cuando es posible y práctico, también brindamos apoyo para la construcción de reservas comunales con bombas con filtros de arena. Durante los próximos años, otras 50.000 personas podrán garantizar su suministro de agua para la temporada de sequía. También recibirán letrinas nuevas 14.000 personas.

Los agricultores también están construyendo grandes lagunas de agua de lluvia para regar sus campos y jardines. Con esta agua pueden cultivar y vender más hortalizas, y mejorar su dieta. Los peces que crían en sus lagunas mejoran su nutrición. En los años venideros, 35.000 familias tendrán una dieta más saludable, gracias a las lagunas de agua de lluvia.

Otro objetivo importante del proyecto es que las autoridades y las personas reconozcan el acceso asequible al agua potable limpia como un derecho básico. Helvetas imparte formación en las comunidades para exigir que el gobierno cumpla sus deberes y garantice la disponibilidad del agua potable para todos. En los comités, participan de la planificación de proyectos relacionados con el agua y garantizan que se ejecuten apropiadamente. Ya que las personas están organizadas en grupos de agricultores, el desarrollo local no depende solamente del compromiso individual, sino del apoyo comunitario.

«El agua de la laguna no está limpia y el agua subterránea se ha vuelto salada. Por eso, ahora debemos recolectar agua de lluvia para que nuestros niños estén saludables.»

Protap Mazumder, un sastre y padre de Morrelganj, Bangladesh

Medio ambiente y cambio climático

Cada año ayudamos a más de 1.000.000 de personas a adaptarse al cambio climático, reducir el riesgo de desastres, gestionar de forma sostenible los recursos naturales y conservar la naturaleza.

Cómo Helvetas apoya la gente en Bangladesh

Helvetas ayuda a los agricultores en Bangladesh a enfrentar el cambio climático y fomenta la participación política, especialmente entre las mujeres.

Historia multimedia: la hija de un campesino va a la universidad

Lea acerca de cómo los Chakma construyeron un vivero de árboles con el apoyo de Helvetas y lograron escapar de la pobreza.