Gobernanza y Paz

Participación y empoderamiento de mujeres para el desarrollo local equitativo

Helvetas a través de diversos proyectos ha propiciado en distintos sectores y temáticas la participación de grupos comunitarios, con los que líderes y lideresas han desarrollado capacidades técnicas que fortalecen su integración y/o liderazgo en la comunidad. Son estos líderes y lideresas a los que KEMENIK quiere llegar para que aprovechando su experiencia comunitaria puedan trascender a un nuevo modelo de fomento al desarrollo local con equidad de género que beneficien a las mujeres, sus familias, organizaciones y comunidades.

KEMENIK fortalece la participación de las mujeres que promuevan la autonomía y empoderamiento en su vida familiar, laboral-económica, socio-cultural y política.

 

En el altiplano occidental, conformado por los departamentos de Huehuetenango, San Marcos, Totonicapán y Quetzaltenango, Sololá y Quiché, la población Maya (K’ich’e y Mam en su mayoría) sufre altos niveles de pobreza total, 71% en promedio (entre 56% y 81%) de la cual extrema pobreza de 32% (entre 17% y 42%). Entre familias lideradas por mujeres existe 5% más de pobreza, en general. Históricamente el Estado de Guatemala ha excluido y marginalizado de beneficios económicos, oportunidades y una vida digna a la población indígena, y especialmente a la mujer indígena, por lo que la mayoría viva en condiciones de inequidad, pobreza, vulnerabilidad y falta de acceso a buenos servicios públicos como salud, educación y seguridad. Aunado a ello, los 36 años de guerra civil (1960-1996) dejan como legado el miedo, desconfianza y la ruptura del tejido social.

Además, las mujeres indígenas encaran varias formas de exclusión social y política que les impiden una vida plena, justa y con integridad. La desigualdad económica entre hombres y mujeres es alarmante. Las mujeres no sólo tienen mucho menos acceso a oportunidades laborales sino también a ingresos. De cada 10 hombres adultos 8 forman parte de la población económicamente activa y de cada 10 mujeres solamente 4. Los empleos a los que acceden las mujeres no reúnen las condiciones mínimas de seguridad social. Los ingresos no son equitativos entre hombres y mujeres, pues por cada quetzal que reciben los hombres, las mujeres reciben 78 centavos, en promedio. La gran mayoría, 86%, de las mujeres no tiene poder de decisión sobre los ingresos en su familia, y entonces depende del hombre de la casa.

Se hicieron esfuerzos significativos para generar cambios en las condiciones actuales que viven las mujeres. Sin embargo, no se ha logrado, ni por lejos, una concientización con respecto a la equidad de género. Apenas se ve una apertura de espacios de participación para las mujeres, pero, tanto en el ámbito privado, como en el público, las mujeres estén restringidas y sub-representadas. 72% de las mujeres guatemaltecas tienen que pedir permiso al hombre en su casa para salir.

Sólo 3% de las alcaldías municipales son ocupadas por mujeres. La participación de la mujer en los Consejos Municipales representa sólo un 2%, y apenas 5% en los Consejos Comunitarios de Desarrollo – COCODEs. La participación de mujeres a nivel comunitario en algunos casos se evidencia en asociaciones o grupos de carácter productivo, religioso, o cultural. Sin embargo, es débil y aún no se logra la vinculación con, e incidencia sobre las autoridades y el gobierno local.

A raíz de esta imparidad en los espacios de toma de decisiones los intereses, necesidades y prioridades de las mujeres indígenas no se toman en cuenta, y por ende continúan excluidas del desarrollo y se mantienen vulnerables. Aún peor, también causa que las políticas positivas y empoderadoras que existen, por ejemplo, contra la violencia contra la mujer, no se aplican en la práctica.

  • Nombre del proyecto
    KEMENIK*: Género y gobernanza
  • Fase del proyecto
    enero 2018 a diciembre 2022
  • Financiamiento
    Este proyecto es financiado con fondos de Helvetas.
  • Enfoque temático
    Gobernanza y paz
    Género y equidad social

Proyecto KEMENIK*

* KEMENIK = tejer en idioma Maya K'iche' y Chmol = tejer en idioma Mam

 

Helvetas en Guatemala empodera a mujeres lideresas para ejercer sus derechos, participar como iguales en la arena política comunitaria y municipal, y perseguir políticas pro-activas de su inclusión y la defensa de sus derechos a libertad a la violencia, y para incidir sobre la propia implementación de las leyes y políticas existentes de género y de mujeres. Además, promovemos la nueva masculinidad, estimulando hombres a libremente asumir prácticas más igualitarias de género, en su casa, en el trabajo y en el espacio público.  Así contribuimos a la superación de obstáculos y restricciones sociales al libre movimiento y participación de mujeres. Fortalecemos las capacidades de sus asociaciones y de las dependencias municipales, fomentando la igualdad e inclusión social de género.

El proyecto KEMENIK parte del supuesto de que las sociedades, en general, se organizan de acuerdo a los valores y normas establecidas en sus comunidades y las oportunidades que el ambiente externo les ofrece. En Guatemala el asociativismo está culturalmente muy arraigado y la ley promueve la participación ciudadana. Por ejemplo, la Ley de Consejos de Desarrollo promueve la participación desde el nivel comunitario hasta el nivel nacional, de tal forma que la ciudadanía pueda proponer e incidir en alguna medida en todo el sistema a través de sus líderes y lideresas comunitarias.

KEMENIK favorece el cambio de normas y prácticas de género, favorece la capacidad de liderazgo justo, inclusivo y empoderador de las lideresas y autoridades y contribuye a la buena gobernanza, con políticas, presupuestos y prácticas ejecutivas que permiten la construcción equitativa de una vida más digna para mujeres.

Helvetas promueve además la incidencia de las mujeres sobre la implementación de las políticas que les intersan y empoderan más, y la auditoria social sobre la calidad de los servicios de proteccion, educación y salud – y otros que les interesan prioritariamente a las mujeres.

Para ello promovemos la participación de mujeres en organizaciones de base y los Consejos Comunitarios de Desarrollo (COCODEs), y su diálogo constructivo con los Consejos Municipales de Desarrollo (COMUDEs) y los Concejos Municipales. Además, fortalecemos las dependencias municipales, tales como la Dirección Municipal de Planificación (DMP) y la Dirección Municipal de la Mujer (DMM), y la Defensora de la Mujer Indígena (DEMI) y la Secretaria del Presidente para la Mujer (SEPREM).

Es el rol fundamental de la DMM, DEMI y SEPREM de asegurar que los derechos de la mujer sean respectados y atendidos, y que se formulen e implementen planes coherentes y se asignan recursos para atender las necesidades de la mujer. Desde el proyecto KEMENIK apoyamos, promovemos y acompañamos a las DMMs, y las delegaciones de DEMI y SEPREM para que empujen la buena gobernanza para el género y el empoderamiento de mujeres, y desarrollen de proyectos y presupuestos de mujeres y género e inciden sobre su aprobación y debida ejecución.

Para contribuir a esto, además, impulsamos la divulgación de los derechos de las mujeres y las prácticas inclusivas y de equidad de género, por medio del arte y la comunicación popular, para que todos y todas de la comunidad, juventud, gobierno local y la población en general los conozcan, acepten, defiendan y promuevan.

Ver más información en español: Proyecto KEMENIK

1/9
2/9
3/9
4/9
5/9
6/9
.
7/9
8/9
9/9