Mujeres inspirando cambios en Guatemala

Jóvenes mujeres guatemaltecas superando los roles tradicionales de género
TEXTO: Hanspeter Bundi – FOTOS / VIDEOS: Simon B. Opladen

Irma se horrorizó al entrar en la sala que el municipio le había asignado para la creación de una Oficina de Igualdad de Género. Era una habitación oscura y húmeda en la planta baja, fríamente iluminada por una bombilla de bajo consumo que colgaba del techo. Eso es todo lo que había: ninguna mesa, ninguna silla, ninguna máquina de escribir, y mucho menos una computadora. "Solo había una habitación vacía", dice Irma. Eso simbolizaba lo poco que una Oficina de Igualdad de Género significaba para la comunidad, o para decirlo de forma algo más positiva, cuán indefensas son las autoridades locales cuando se trata de alcanzar los objetivos de igualdad de género.

© Helvetas
Todas las mujeres que quieren ver cambios en la comunidad se reúnen en la Oficina para la Igualdad de Género en Concepción, Chiquirichapa. © Helvetas

Autoridades locales abrumadas 

Las autoridades locales de Concepción Chiquirichapa se vieron abrumadas por el esquema de descentralización del gobierno, que les dio más responsabilidad en la planificación de sus propias calles y suministros de agua, escuelas, atención médica y servicios sociales. No tenían experiencia previa en la planificación clara de proyectos de principio a fin, en la elaboración de presupuestos ni en solicitudes de fondos. Además, estaban acostumbrados a tratar a sus ciudadanos no como socios, sino como demandantes subordinados

En nuestro proyecto Servime, Helvetas capacita a los tomadores de decisiones locales en enfoques transparentes y eficientes para la resolución de problemas. Esto es clave para el futuro del país, ya que también sirve para fortalecer la confianza de la gente en las autoridades y en la política en general.

Concepción Chiquirichapa es una comunidad de 20.000 personas que viven en la ciudad principal o en una de sus muchas aldeas periféricas. Una gran parte de la cultura maya se ha conservado aquí en las tierras altas occidentales de Guatemala: su forma de cultivar, su idioma, la vestimenta tradicional de las mujeres. Y sin embargo, detrás de esta pintoresca fachada, muchas familias se están desmoronando porque los padres han emigrado a los Estados Unidos. El embarazo adolescente es desenfrenado, al igual que el alcoholismo y la violencia doméstica. Las niñas abandonan la escuela antes y con mayor frecuencia que los niños, y casi no hay mujeres en las instancias de toma de decisiones políticas.

Incluso cuando era niña, Irma Dolores Hernández, que fue criada en una gran familia con valores tradicionales, se negó a aceptar la idea de que las mujeres son inferiores a los hombres. A la edad de 13 años, ella ayudó a iniciar un club juvenil local. También trabajó como voluntaria para Habitat, una organización de ayuda que ayuda a construir viviendas dignas y saludables. Fundó una asociación para tejedores, donde enseñó cocina y costura a mujeres locales. Aunque nunca asistió a la escuela secundaria, se convirtió en un miembro bien conocido de la comunidad en Concepción.

Guatemala Mutmacherinnen | © Helvetas
«Las mujeres tienen más sentido práctico.  Pero muchas de ellas tienen miedo de hablar en público o de trabajar en una instancia pública»

Irma Dolores Hernández, directora de la Oficina para la Igualdad de Género.

Dando voz a las mujeres

Cuando el municipio estaba buscando un director de la Oficina de Igualdad de Género, Irma presentó una solicitud y, para su sorpresa, consiguió el puesto. Era una persona tenaz de 36 años de edad que se había fijado un objetivo principal: reforzar las habilidades y la confianza en sí mismas de las mujeres y darles a todos los marginados: mujeres, jóvenes, pueblos indígenas, una voz en Guatemala. Todos deberían aprender a expresar su opinión públicamente y afirmarse ante la burla y el antagonismo mostrado por los hombres, por sus mayores y los poderes existentes.

Estos son precisamente los temas del proyecto Helvetas. En sus clases, con Helvetas, Irma aprendió cómo organizar y obtener fondos para la Oficina de Igualdad de Género. Su oficina ahora está amueblada y en funcionamiento, con un presupuesto para sus actividades. Por la mañana, asesora a las mujeres que vienen a consultarla sobre sus problemas. Alcoholismo, violencia, acoso sexual y violación. La infidelidad y el divorcio. Por la tarde, visita las aldeas periféricas, donde habla sobre la violencia doméstica, la crianza de los hijos y las capacidades sin explotar de las mujeres. Ella alienta a todos a participar activamente en las asambleas y organiza talleres sobre cómo superar la ansiedad y hablar en público.

Irma perdió esa ansiedad hace mucho tiempo. Hoy en día, no tiene ningún problema para enfrentarse a los políticos establecidos y defender claramente los derechos de las mujeres y los marginados. Irma está familiarizada con las reglas administrativas y las relaciones altamente complejas dentro de la comunidad. ¿Podría ella imaginar correr para alcalde? "No por ahora", dice ella. "Es muy temprano, tengo que prepararme mejor políticamente. Exijo más de mí mismo que de los demás ”, agrega, cerrando la puerta de la oficina detrás de ella mientras nos dirigimos hacia el brillo del mercado. Puede ser Corpus Christi, uno de los días festivos más altos en el calendario católico, pero la gente está comprando y vendiendo como si fuera un día más de mercado. Huele a carne frita y mazorcas de maíz. Algunos jóvenes medio borrachos están molestando a algunas mujeres jóvenes, quienes a su vez se están burlando de ellas. Una imagen hecha de aserrín de colores con el que algunos ancianos habían adornado la calle esta mañana para Corpus Christi se ha vuelto borrosa e irreconocible.

© Helvetas / Simon B. Opladen
Mujeres capacitando a mujeres. © Helvetas / Simon B. Opladen
1/3
© Helvetas
© Helvetas
2/3
© Helvetas
La madre de Flora la alienta a seguir su camino. © Helvetas
3/3

Capacitación sobre civismo

Pasamos por la iglesia y entramos en uno de los carriles, tocamos una puerta y entramos en un patio trasero, donde Flora, Olga y Susanne van a explicar las próximas elecciones a un grupo de mujeres. En el patio hay algunas sillas, un gran estante de papas de semilla en germinación y recipientes y herramientas de todo tipo, algunas todavía utilizables, otras no. Las tres mujeres jóvenes están preparadas para la clase: han elaborado una lista de partidos ficticios y han colgado algunos carteles electorales ficticios, que no presentan ningún eslogan de fuerza y ​​unidad, ningún símbolo de partido o caras de políticos, pero algunos personajes de dibujos animados conocidos - una serpiente de cascabel, león, cerdo, y el gato de la aldea de los Pitufos - que no pretenden ser un comentario sarcástico sobre las elecciones.

 

Los petardos, que acompañan cada día festivo, pueden escucharse afuera. Cuando alguien llama a la puerta que conduce al carril, el fuerte ruido metálico suena perentorio y desagradable. Debió haber sonado así en la década de 1980, cuando el dictador reinante, el general Rios Montt, y su ejército emprendieron una guerra despiadada contra la población indígena de Guatemala, y la gente saltaba con miedo ante cada estallido en la calle, en todas las calles y ante un fuerte golpe en la puerta. La guerra de Montt estuvo marcada por un desprecio vicioso y profundo de los mayas, garífunas, xincas y todos los demás pueblos indígenas de Guatemala. Un desprecio mostrado hasta hoy en día por las sociedades latinoamericanas en general desde la Conquista española

© Helvetas
Hoy en día, esa niña tan tímida está enseñando sobre civismo a mujeres de todas las edades. © Helvetas

 

Ese desprecio parece muy, muy lejano de esta reunión de patio trasero en Concepción Chiquirichapa. Olga, Susanne y Flora se paran seguras y sonríen ante las mujeres reunidas, algunas de ellas tan viejas como sus madres. "Tenemos derechos", dice Flora. "Tenemos derecho a la libertad de expresión y de reunión". Las mujeres asienten con la cabeza. "Tenemos el derecho de acudir a las autoridades locales y exigir agua potable limpia", continúa. “Tenemos el derecho de enviar a nuestros hijos a la escuela. Y tenemos el derecho de votar ”. Su voz es firme. Sus oyentes asienten de nuevo cuando sus palabras llegan a casa. "Solía ​​ser tímida, muy tímida", cuenta Flora más tarde. En la escuela, estaba aterrorizada de que la maestra pudiera llamarla a la pizarra y pedirle que le explicara algo a sus compañeros de clase. "Sudaba, a veces lloraba", recuerda.

«¿Por qué las mujeres no deberían tener voz?, acaso ¿no tenemos un cerebro para pensar?»

Flora Beatriz Cabrera Lorenzo, activista y maestra en educación de adultos.

Pensar por uno mismo es un deber

Flora Beatriz Cabrera Lorenzo creció en una gran familia campesina. No tenían dinero para que sus hijos fueran a la universidad, por lo que muy pronto tuvo que renunciar a su sueño de estudiar psiquiatría. Su padre sentía que la escuela primaria era suficiente para las niñas. Con el apoyo de su madre, tenaz y segura de sí misma, al menos tuvo la oportunidad de formarse para la modesta posición de maestra de escuela primaria, y gracias a los cursos de Helvetas ahora trabaja en el municipio como maestra en educación de adultos. Flora admira a Irma, quien se ha convertido en maestra y mentora de una nueva generación de mujeres jóvenes. "Mis amigos y yo pudimos atravesar las puertas que nos abrió Irma", dice Flora. Ahora, con 22 años de edad, también intenta abrir algunas puertas para otras mujeres en un patio trasero en Concepción Chiquirichapa. "Perdemos el tiempo viendo telenovelas, sería bueno para nosotros cambiar a las noticias a veces", les dice a las mujeres. Tienes que estar bien informado para votar, explica. No tiene sentido votar a menos que se piense detenidamente: "Pensar por uno mismo es un deber, que también debemos a nuestra gente", concluye.

Lo que Flora no menciona aquí son las dudas subyacentes que a veces la persiguen. A Guatemala no le va bien El crimen es desbordante. Las drogas, secuestros, robos. La tasa de homicidios es una de las más altas del mundo, mientras que la tasa de detección de delitos violentos es casi nula. Cada vez más personas toman la ley en sus manos, cada vez hay más linchamientos de presuntos delincuentes. Muchos vuelven esa desesperación contra sí mismos, también. Irma señala que solamente en Concepción Chiquirichapa, seis personas se suicidaron el año pasado. Chicas que quedaron embarazadas demasiado jóvenes. Hombres y mujeres que colapsaron bajo el peso de las deudas. Los adolescentes que no pudieron encontrar una salida de los confinadamente cercanos confines de sus hogares de padres.

© Helvetas
En un taller práctico, una risa compartida - sobre el comportamiento absurdo de hombres o partidos políticos - ayuda a superar sentimientos de inseguridad. © Helvetas

Saliendo de entre las sombras

Y no hay perspectivas de mejora a la vista. La mayoría de los contendientes en las elecciones nacionales de este año pretendían maximizar su propio acceso al financiamiento del gobierno. Los contratos del gobierno no se otorgan a las mejores licitaciones, sino a los miembros del gabinete o a los amigos de un alcalde. "Todo lo que veo es a los políticos cuidando su propio interés", suspiró Flora. Quiere hacerlo de manera diferente y salir de la sombra que la sociedad proyecta sobre las mujeres de familias pobres. Hace unas semanas, anunció en su casa que planeaba ingresar a la política local. Eso fue en una noche de junio. Las mujeres y las niñas estaban sentadas alrededor de la estufa para cenar, su padre estaba sentado a la mesa, completamente solo.

"Quiero ser elegida para el comité de desarrollo de nuestro pueblo", anunció Flora en el silencio de la cocina. "¿Quieres decir que las mujeres deben dirigir el pueblo?", espetó su padre irónicamente. "¿Por qué las mujeres no deberíamos ser capaces de eso?", Replicó ella. "¿No tenemos un cerebro con el que pensar?". "Si los hombres ya están fallando, ¿cómo van a manejarlo las mujeres?", insistió. "Tenemos los mismos derechos que tú", dijó Flora, enojada con su padre por sus opiniones reaccionarias. Flora es una de las muchas mujeres que están experimentando en su entorno inmediato y en sus propias vidas lo que está afectando al país en su conjunto. Ella siente la resignación en los comentarios políticos de todos y escucha relatos de primera mano de cuán venales y poco confiables son los poderes de Guatemala. Y ella es una víctima del machismo que forma parte de la vida cotidiana allí. Cuando era niña, se indignó cuando su vecino maltrató a su esposa; de joven, ha aprendido en su entrenamiento de Helvetas para transformar esta indignación en acción. "Autoestima" fue la palabra más importante que se llevó a casa de su primera clase. Autoestima. Respeto a ti mismo. La sensación de tener alguna habilidad y poder usarla.

Hoping for a Better Life

Day after day over 1500 mostly young people leave Nepal. One of them is Suraj Ghalan, who wants to work in Saudi Arabia.

A Farmer’s Daughter Goes to College

Read how the Chakma family, with the support of Helvetas, has set up a tree nursery and thus freed themselves from poverty.

Protecting fish stocks in Myanmar

The people in the Gulf of Mottama live from fishing. Read how they try to regulate stocks with the help of Helvetas.

Yezina Overcomes Every Hurdle

Yezina won't let her handicap stop her. She wants to become a successful seamstress who decides her own life.

Benin’s Urban Farmers

Find out how the cultivation of organic vegetables has changed the daily life of many small farmers in Benin for the better.

Changing Perspectives

Exercising his profession for a week in another country and getting to know the everyday life of his colleagues: this dream came true for four young plumbers from Switzerland and Nepal.

Where Tea Grows on Trees

In the mountainous hinterland of Laos, tea leaves are picked at high altitudes.

Where the Sun Pumps the Water

How the construction of a solar pump has made life easier for the people of a small village in Mali.

Mujeres inspirando cambios en Guatemala

Jóvenes mujeres guatemaltecas superando los roles tradicionales de género

Daulima is Building her Future

One year after the earthquake in Nepal, Daulima is fighting for a new home.

The Rise of the Shahi Family

The history of the Sahi family shows that real change is possible. Not overnight, but from generation to generation.
© EFE / Junta Nacional de Café

Café más competitivo y sostenible

Resultados de una iniciativa impulsada en el marco del Programa Secompetitivo
© Enrique Castro/PACC

Quien siembra agua, cosecha futuro

Historia de cómo cientos de familias aseguraron el agua para sus cultivos, crianzas y consumo
Redes empresariales - AgroRural | © Helvetas Swiss Intercooperation

Asociatividad para la inclusión económica

Gracias a la metodología de redes empresariales, productores aumentaron su acceso al mercado
© Patrick Rohr / Helvetas

Stateless – the Fate of the Rohingya

In the refugee camp in Bangladesh, Rabeya Begum and Mohamad try everything to enable their little son Mohamad Rizwan to live in dignity.

Don Teófilo, el protector del agua.

Para su familia el agua hoy en día sale del grifo. Y el lugar en las colinas bolivianas, de donde proviene el agua limpia, se ha convertido en un pequeño paraíso natural gracias a Teófilo.